Blog Archive

About Me

Mi foto
David Rodriguez
Ver todo mi perfil
free counters

Escuintla, Ciudad de las Palmeras

Escuintla, Ciudad de las Palmeras
Donde las Golondrinas Anidan

Páginas vistas en total

Entradas populares

Seguidores

viernes, 3 de septiembre de 2010



OTROS SITIOS DE INTERÉS
TENABO
POMUCH
HECELCHAKÁN
MUSEO ARQUEOLÓGICO DEL CAMINO REAL
HACIENDA BLANCA FLOR
DZILBALCHÉ
CALKINÍ
HACIENDA DE SANTA CRUZ
HACIENDA TANKUCHÉ
BECAL
HOPELCHÉN
DZILBALCHÉN
ITURBIDE
CIUDAD DE CAMPECHE: ARQUITECTURA CIVIL, RELIGIOSA Y MILITAR
MUSEOS EN LA CIUDAD DE CAMPECHE
CHAMPOTÓN
HACIENDA UAYAMÓN
HACIENDA SAN JOSÉ CARPIZO
CANDELARIA
PALIZADA
CIUDAD DEL CARMEN
SABANCUY
PENÍNSULA DE ATASTA
ESCÁRCEGA DE MATAMOROS








OTROS SITIOS ARQUEOLÓGICOS 
(VISITA: PERMISO DEL CENTRO INAH CAMPECHE)
ACANMUL
CERRO DE LOS MUERTOS
EL RUINAL
SILVITUC
OKOLHUITZ
RÍO BEC

RESERVAS NATURALES
HAMPOLOL
RESERVA DE LA BIOSFERA LOS PETENES
RESERVA DE LA BIOSFERA RÍA CELESTÚN
GRUTAS DE XTACUMBILXUNAAN
ÁREA DE PROTECCIÓN DE FLORA Y FAUNA LAGUNA DE TÉRMINOS
RESERVA DE LA BIOSFERA DE CALAKMUL


LOS MAYAS
RUTAS ARQUEOLÓGICAS
CAMPECHE


ÍNDICE 25 Introducción
 Mapa de rutas Ruta III. Ciudad de Campeche y la costa
 Ruta I. Puuc Ruta IV. Calakmul
 Ruta II. Chenes Ruta V. Río Bec

INTRODUCCIÓNRUTAS ARQUEOLÓGICAS EN CAMPECHE
El estado de Campeche ocupa la parte suroeste de la península de Yucatán y alcanza una extensión territorial de más de 56 000 kilómetros cuadrados, en la cual subsisten amplias zonas de selva tropical mediana y alta. El costado occidental linda con el Golfo de México, donde se ubican el sistema fluvial de la Laguna de Términos y varias playas, a lo largo de la costera que comunica la isla del Carmen con la ciudad de Campeche.
Campeche forma parte del área maya en las Tierras Bajas del norte-centro y su ocupación se remonta a 600 a.C., cuando se establecen los primeros asentamientos humanos. La evidencia arqueológica sugiere que sitios como Edzná, Becán y Calakmul surgen como pequeños poblados y posteriormente desarrollan diversas obras urbanas hasta configurar complejas ciudades.

Mascarón. Clásico Temprano.
Sur de Campeche. MNA.

Foto: Jorge Pérez De Lara / Raíces
Hacia el siglo III y hasta principios del VII, muchos sitios del sur de Campeche y Quintana Roo tuvieron una estrecha relación con otras entidades políticas en la región del Petén. En Calakmul, Placeres, Balamkú, Nadzca’an y Becán se han encontrado testimonios de proyectos arquitectónicos con voluminosos basamentos flanqueados por mascarones, palacios rematados por frisos ornamentados y cámaras funerarias con impresionantes ofrendas. Aun cuando los datos epigráficos son escasos, estas ciudades debieron formar parte de la confederación reconocida por el emblema de la Cabeza de Serpiente.
La derrota de Calakmul en 695 d.C. trajo consigo cambios drásticos en la organización sociopolítica maya, que se expresaron en la producción de otras tendencias estilísticas en la arquitectura, el arte y la cerámica, así como en la proliferación de nuevos asentamientos de menores dimensiones. El reconocimiento de esos rasgos locales ha permitido caracterizar a los sitios y definir pequeñas regiones bajo las denominaciones de Río Bec, Chenes o Puuc. Las dos primeras predominan en el sur y oriente de Campeche durante los siglos VII a IX, cuando se produce el clímax poblacional y arquitectónico.
Tras la caída y abandono de las ciudades mayas ocurrieron movimientos migratorios del norte al sur de la península de Yucatán, algo que se ha detectado en los sitios explorados, donde se aprecia la reocupación parcial de los espacios abiertos y la adecuación de viviendas rústicas al pie de las grandes estructuras. Sin embargo, esta forma de vida semirrural no parece haber llegado hasta el siglo XIII y las antiguas ciudades mayas fueron cubiertas por la selva.
Algunas poblaciones se concentraron a lo largo de la costa, sobre todo en Calkiní, Ah-kim-pech, Champotón, Xicalango e Itzamkánac, puerto que controló el comercio con el Altiplano Central hasta la llegada de los conquistadores. Sólo algunos asentamientos aislados, como Silvituc, permanecieron ocupados en el interior.
La expedición comandada por Francisco Hernández de Córdoba arribó a Ah-kim-pech el 22 de marzo de 1517 y dos décadas más tarde se fundó la Villa de San Francisco de Campeche, puerto desde donde comenzó la expansión al interior de la península de Yucatán. Durante la época colonial proliferó la construcción de inmuebles religiosos en el norte del estado y las comunidades indígenas dispersas fueron congregadas en poblados como Tixchel, Champotón o Hopelchén.
El intenso tráfico comercial y los conflictos entre las potencias de Europa propició la piratería en el mar Atlántico. Piratas, corsarios y filibusteros atacaron, invadieron y saquearon la Villa de Campeche de mediados del siglo XVI hasta principios del XVIII, cuando concluyó la construcción del sistema de fortificación que rodeó la ciudad.
En el México independiente del siglo XIX, Campeche pasó a formar parte del territorio del estado de Yucatán al promulgarse la Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos, pero en 1857 comenzó un movimiento separatista que promovió la autonomía del antiguo distrito de Campeche y culminó con la expedición de su primera Constitución Política y el reconocimiento oficial como estado seis años después. Por ese tiempo, John L. Stephens y Frederick Catherwood extendieron su recorrido al noreste de Campeche, donde visitaron las grutas de X’tacumbilxunaan y reportaron los asentamientos arqueológicos de Chunhuhub, Santa Rosa Xtampak y Dzibilnocac. Décadas después, Désiré Charnay recuperó figurillas en Jaina y Teobert Maler documentó Hochob.
A principios del siglo XX, la actividad económica en la zona sur despuntó con la extracción de maderas preciosas y con la explotación del palo del tinte y del árbol del chicle, y se fortaleció con la construcción del ferrocarril del sureste. A pesar de la escasez de agua superficial, por su amplitud territorial y baja densidad poblacional, el sur campechano fue receptor de un fenómeno migratorio de colonización que continúa hoy día y afecta la conservación del bosque tropical. Indígenas de diversas etnias y campesinos de otros estados siguen emigrando a Campeche en busca de tierra y oportunidades de empleo.
También en los albores del segundo milenio comienzan las exploraciones arqueológicas en el sur del estado. Maurice Perigny descubre varios edificios de torres altas sobre plataformas bajas que después caracterizarán el estilo arquitectónico Río Bec, y Raymond Merwin visita, entre otros, los asentamientos prehispánicos de Ceibárico, Tortuga, Porvenir, Pueblo Viejo, Ramonal y Río Bec. En los treinta, Cyrus Lundell llega a Calakmul en busca de árboles de zapote para extraer látex y el hallazgo motiva el interés de la Institución Carnegie de Washington, la cual promueve cuatro expediciones que conducen al descubrimiento de sitios relevantes con inscripciones como La Muñeca, Oxpemul, Balakbal, Uxul, Pasión de Cristo y Pechal. En la década siguiente, arqueólogos mexicanos inician un proyecto de excavación y restauración en Edzná.
Durante la segunda mitad del siglo XX, el desarrollo socioeconómico de Campeche se relacionó con la promoción de proyectos que buscaban el aprovechamiento racional de sus recursos naturales y culturales en el mar y en la selva. Entonces surge el interés por realizar investigación arqueológica a nivel regional y la Universidad de Tulane desarrolla un programa de prospección, levantamiento de mapas y excavación en la región Río Bec. En los años ochenta, Román Piña Chan dirigió la exploración de siete asentamientos en la zona sur, y a partir de los noventa se efectúan proyectos de intervención en todo el estado, trabajo continuo que se expresa, además, en la habilitación de áreas para la visita del público.
Al comienzo del tercer milenio, la riqueza cultural del estado fue reconocida con la inscripción de dos sitios en la lista del patrimonio mundial de la unesco.




0 comentarios: